...

...
http://world-directory-sweetmelody.blogspot.fr/2013/08/special-page-blog-has-honor.html

martes, 20 de septiembre de 2016

Y REVIVIÓ EL AMOR



No  sabía que te amaba,

Tenía miedo de volver a amar,

No fue noble el amor conmigo,

Él me arrancó lágrimas,

Él despedazó mi corazón.

Él fue hipocresía y dolor…



 Apareciste de la nada,

Me robaste un beso largo,

 Caí rendida a tus pies.

No anhelo  flores ni bombones

¡Sólo quiero que me beses otra vez!

domingo, 11 de septiembre de 2016

POR SIEMPRE TUYA


Saber que eres parte de mi vida
Saber que nunca más lloraré
Saber que habito en tu corazón
Saber que hoy somos dos
Que se entregan sin pudor
A la dulce melodía del amor
Es saber que estoy
Viva y plena de pasión 

lunes, 29 de agosto de 2016

DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS: Un poema de Oskaring para mí


Algunas veces encuentras en la vida
una amistad especial:
ese alguien que al entrar en tu vida
la cambia por completo.
Ese alguien que te hace reír sin cesar;
ese alguien que te hace creer que en el mundo
existen realmente cosas buenas.
Ese alguien que te convence
de que hay una puerta lista
para que tú la abras.
Esa es una amistad eterna...
Cuando estás triste
y el mundo parece oscuro y vacío,
esa amistad eterna levanta tu ánimo
y hace que ese mundo oscuro y vacío
de repente parezca brillante y pleno.
Tu amistad eterna te ayuda
en los momentos difíciles, tristes,
y de gran confusión.
Si te alejas,
tu amistad eterna te sigue ......

SABES, CUENTA CONMIGO, 
TU AMIGO DE SIEMPRE OSKARING...........

viernes, 29 de julio de 2016

AFONÍA DE AMOR


Te pienso en la noche
De esta eterna soledad,
Como ese piano viejo
Que no suena más.

Mi piel se ha secado
Esperando tus manos,
Que arranquen melodías,
Que me hagan soñar.

Pero el piano está mudo,
Y tu voz se quebró.
El silencio nocturno
Es todo lo que poseo.

El silencio nocturno

Y mi eterna soledad…


lunes, 11 de julio de 2016

UNA HISTORIA ENTRE TANTAS



Toda la semana haciendo changas, juntando cartón, cortando el césped de la gente rica. Llegaba a casa, agotado pero feliz. Les había prometido a mi señora y mis cuatro hijos que iríamos a festejar el bicentenario. Estaban entusiasmados ¡Si hasta iban a poder comer un pancho!
Claro, se viajaba gratis por esos días ¡La patria estaba de fiesta! Y razón que tenía, ahora somos libres, no dependemos del rey, vivimos en democracia. Qué sé yo, me tocó el corazón ver tantas banderas colgando de los balcones.
La gente festejaba y pensé “Nosotros somos pobres pero también argentinos y algún día tendremos una casita de verdad, no como esta que a fuerza de pulmón, con chapas y algo de ladrillos, conseguí construir” Como sea, es nuestra casita, no vivimos en la calle, tenemos un techo para cobijarnos.
Nos tomamos unos mates con la vieja, le dijimos a los pibes que se vistan y nos fuimos a tomar el tren y después un colectivo.
Yo acariciaba el bolsillo del pantalón, ahí estaban los pocos pesos que había juntado, no veía la hora de llegar y zambullirme en la multitud. Compré banderitas para que los chicos no se sintieran menos que los otros. Asombrados, miraban con los ojos dilatados, el cabildo iluminado, las calles vestidas de celeste y blanco. Bailaban al son de la música mientras mi compañera y yo, nos apretábamos las manos y nos mirábamos con ojos llorosos. Créanme, era una emoción auténtica. Ese día no había ricos y pobres, todos éramos argentinos y eso era lo único que importaba.
El cielo comenzó a cubrirse de nubes pero no nos dimos cuenta hasta que las primeras gotas mojaron nuestras ropas. Cuando la lluvia se hizo intensa y el viento agitaba las banderas que se enredaban en las copas de los árboles, pensé que sería mejor que regresáramos, la vuelta era larga y complicada, los chicos ya habían visto suficiente, comieron sus panchos y yo había cumplido mi promesa.
Cuando bajamos del tren se nos hizo peliagudo esto de caminar sobre la calle de tierra. Al fin llegamos. No podía creer lo que veía, mis ojos se cubrieron de lágrimas, mi cuerpo se sacudía convulsivamente, el grito traspasó mi garganta expulsando la angustia en un furioso aullido. Mi casa ya no estaba, en su lugar, un montón de chapas y cartones que se aglutinaban sobre los ladrillos que habían conseguido mantenerse en su lugar. Miré a mis hijos, sus caritas asustadas, mi mujer temblando de frío y dolor “¡Maldita lluvia! ¿Maldita lluvia?”
Pensé en las gentes que cubiertos con paraguas corrían a sus casas a tomar un plato de sopa caliente, encender el hogar, darse un baño, ponerse ropa seca para sentarse frente al televisor y seguir disfrutando de la fiesta a través de la pantalla.
Lástima, no llegamos a gritar ¡VIVA LA PATRIA!...


                                           MES DEL BICENTENARIO

lunes, 20 de junio de 2016

LA BÚSQUEDA



Caminé selvas y montes,
Me arrojé desde el abismo
Buscando Ninfas y Hadas
Que me devuelvan las risas
Que mis días han perdido…

Busqué detrás de los árboles,
En sus copas y raíces,
Por los ríos y vertientes,
Bajo la lluvia helada,
Y también del sol ardiente…

Las busqué noches y días,
En la alborada y el ocaso,
Las busqué en las estrellas,
En mil lunas y mil cielos.

Recorrí todas las rutas,
Los caminos y senderos.
Las busqué en el afuera,
No miré en mi interior…

Cansada de tanto buscar
Me encerré en mi propio duelo…
Allí encontré a las Ninfas
Junto a las hadas y duendes,
Estaban en lo más profundo
De mí acongojado corazón
Lidiando contra el dolor,
Concibiendo suaves melodías
Para aliviar mí condena.

Allí donde mora el alma,
Allí encontré el consuelo…
Hoy rescaté la risa,
La alegría, la belleza
Que la vida me proporciona
Cuando el sol me alumbra,
Cuando la lluvia me moja…

domingo, 29 de mayo de 2016

HACE FRÍO DE ESTE LADO


Quién sabe cuándo sucedió…
Cómo comenzó…
Escasamente la precaria certeza del tiempo acaecido. ¿Dos horas, dos días, dos semanas, dos años? Atemporal nuestra orbe, es factible que sean dos siglos.
Aconteció casi sin darnos cuenta; ocurrió sin más, dejando un resabio acerbo en la boca, y los ojos sin luz. Sin claridad nuestro mundo por la deserción de constelaciones, ni el astro mayor ni las siete esferas plateadas ni esas minúsculas lamparillas que al ser millones enfocaban el trayecto que anduvimos juntos…
Hubo sollozos de angustia, hubo frases corrosivas, hubo lamentación y sermones.  Se elevó un murallón entre los dos, y a la sazón, la fosa que nos apartaba más y más sumiéndonos en ese sombrío recogimiento, acabó con la sensatez, fragmentando la paz, desobedeciendo al amor.
Antenas averiadas que no emiten ondas… y fue entonces que en ese tácito mutismo, nuestras manos se desasieron.
Ahora, sin saber por qué, para qué, surcamos los limbos buscándonos descorazonadamente, más si brinco a una nube, tú resides en aquella que me es ajena; si me buscas en la pradera, estoy en el colina; si buceo en el mar esperando descubrir tu sombra en las honduras, no hay más que brechas imposible de sortear…me atraen… me devoran… me quitan la savia que es el alimento de mi existencia.
Tú escalas los picos nevados, encumbrándote, perpetuándote en la gloria. Sin embargo es delirio fugaz. Adviertes que tu vida es un desierto sin manantiales ni oasis para apaciguar la sed, para expulsar o engullir la arena que penetró en tu garganta.
Cacofonías confusas brotan de tu boca, súplicas de ayuda emergen de la mía, y el eco las emite, más el furibundo vendaval las amplifica hacia aquellos espacios desafortunados donde las trabas son progenitores  de nuestra aflicción.
Poseemos las palabras, tenemos las ganas, somos dueños de los sueños, pero carecemos de osadía para escapar del doloroso péndulo en el que estamos montados, tú en el tuyo, yo en el mío… miles de kilómetros uno del otro.
La lejanía es la medianera que abate la espera ¿O hay deserción de confianza?
Oscilamos entre la felicidad y el desánimo. Hacemos un alto en la indolencia para recomenzar el vaivén de aquí para allá. Sin importar hacia dónde miramos, no hay encuentro, hay vastedad de suelos estériles.
Se eclipsaron los colores, se los devoró la ira…todo es negro, todo es incertidumbre, todo es una gran perplejidad. Hacia la izquierda, optimismo, hacia la derecha, reminiscencia de lo que pudo ser pero no fue.
En la embriaguez gritamos ¡TE AMO!
Desde la nulidad aullamos ¡TE ODIO!
No hay odio, y no obstante es la expresión que cobra más fuerza, induciéndonos a dimitir del recelo para volver a descubrirnos.
Hasta la próxima vuelta en que la noria vuelva a girar en el  caos, el desánimo, el desasosiego, el calvario…













martes, 24 de mayo de 2016

NO ME BUSQUES


En ese permanente ir y venir
Por lugares comunes,
Nos hemos extraviado
En la mágica locura.

Locos de besos,
Locos de abrazos,
Locos de amor,
Nada de eso sirvió.

Porque si al final
Después de tanto recorrido
He dejado de ser tuya,
Tú has dejado de ser mío.

Piensas que me atormenta
Haber perdido tu amor,
Estás errado, cariño,
Hoy vivo mucho mejor

viernes, 20 de mayo de 2016

UN DÍA SIN TI


En qué momento
Te adueñaste de mi vida.

En qué momento
Provocaste en mi alma
La desidia o la algarabía.

En qué momento
Dejé de pensar en mí,
Sin tu presencia,
Sin tus risas,
Sin tus palabras de amor.

No lo sé, no quiero saber
Sólo quiero que pienses en mí

Aun cuando no estés aquí.

miércoles, 11 de mayo de 2016

PARIRÁS CON DOLOR



Él, tu hijo, nuestro hijo, retoño de amor y desvelos, rociado con agua de manantial, dulce y fresca, nutrido con arcaicas remembranzas desenterradas del añejo baúl, conservado junto a la salobre gota que lo mantuvo activo, él subió al barco de espaldas a ti.
El viento agita su camisa blanca, remolinos de grandeza su oscura cabellera que la brisa de la melancolía remueve rubricando un ciclo que ya es tiempo pasado. Más no es el pretérito su última etapa sino un futuro incierto y no obstante,  pletórico de esperanzas.
Tus manitas blancas portan ese ramo de flores arrancadas del jardín para la ocasión del adiós, o hasta pronto, o quizá hasta siempre. No hubieras querido desecharlo pero sólo quedan los tallos…se fueron deshojando como hojas en blanco cubiertas por lágrimas y el viento, aliado a tu pena, lo arranca de tus manos para ofrendárselo al mar.
Mecidos por las olas, el hijo en el barco, el ramo sin pétalos, se alejan del puerto. Te abrazo fuerte, noto en tus ojos húmedos que estás  dispuesta a arrojarte a las gélidas aguas, no puedo permitirlo, debes dejarlo partir pues de la vida es y a ella debe retornar… Su silueta se vuelve difusa, cada vez más pequeña, apenas una sombra en el inaccesible horizonte. Seco tus mejillas de… ¿Gotas de mar o perlas de dolor? Te apoyas en mi pecho, rendida, entristecida, y yo acaricio tu vientre que te sabe a vano mientras te susurro  al oído:
- He sembrado tu vientre en noches de pasión, allí está mi simiente. Germinó, dispón tu alma, tu cuerpo, tu corazón pues ya está en camino el próximo vástago que hemos de parir…


lunes, 2 de mayo de 2016

CARCELERO DE MIS SUEÑOS




Fuiste destrozando poco a poco
Ese amor que te tenía.
Embustero de la vida,
No se apuesta sin arriesgar.

Y tanto fue lo que arriesgaste
Que sin nada te quedaste,
Hoy tu vida está en penumbras,
Más yo he vuelto a resurgir,
He recuperados mis sueños
Después de tanto llorar.

Dios te conceda paz,
Allá donde tu cuerpo esté.
Sólo quiero preguntarte
Y después me marcharé:

¿Tuviste alma alguna vez?

viernes, 29 de abril de 2016

AL BORDE DE LA LOCURA


 Una vez más me encuentro perdida entre la oscuridad y la nada. Desconozco si mi torpeza me trajo a este sitio donde sólo cabe el dolor, o fue la mano gigante del destino que me puso aquí.
No vale cuestionarse nada, no tiene sentido hacerlo, estoy aquí y debo salir porque de no hacerlo, de seguir avanzando por este sendero, no habrá retorno y no puedo dejar que me venza el miedo, no lo permito, soy  fuerte, muchos vendavales me azotaron pero seguí en pie, y ahora también voy a mantenerme erguida.
Hay fantasmas que me acosan… hay lobos hambrientos de mi carne, aullando… hay  hienas sedientas de mi sangre… putrefacción a mi alrededor…
Tengo que salir, tengo que escapar, tengo que volver a la luz, es preciso que lo intente.
¿Habrá un ser de luz que me ayude o deberé hacerlo sola? No puedo esperar, no voy a esperar, voy a correr sin buscar el norte, simplemente correr con la esperanza de que allí donde me dirija, allí está la salida.

viernes, 25 de marzo de 2016

NOSTÁLGICA BUENOS AIRES (Dueto con Johnny Nalvarte)


Qué triste luce el día,
No se oye canto alguno,
Las luces se apagaron,
Enmudecieron las risas,
Los llantos se secaron
Y el viento no se siente
Como caricia presente,
Como cuando sonriente
Iluminabas la urbe entera.
Buenos Aires sin ti
Me suena a lejano,
Sin tu sonrisa, bella mía
Qué triste, Sí, qué triste
Luce todo.

Jhonny Nalvarte


Siempre ruidosa,
Mi Buenos Aires querida,
Hoy está ensombrecida
Y silenciosa,
Pues le falta tu alegría,
Esa risotada  tan tuya,
Y tú andar bullicioso.
Pero yo le prometí
Que pronto estarás aquí.
Pareciera que me escuchó,
Pues luego  de la tormenta,
Volvió a lucir su fulgor.


Myriam Jara

sábado, 19 de marzo de 2016

CONTRAFIGURA


Fueron tus besos, escasos.
Fue tu presencia, carencia.
Fuiste la madre distante.
Fuiste el abrazo negado.


Y sin embargo
Mis ojos te buscaban,
 Y mis manos se extendían
Intentando aferrarte.
 
Mis labios sonreían,
Cada vez que te veía.
Acaso no lo notaste;
Tu mundo nunca fue mío.
 
Más hoy, en el ocaso
De tu vida y de la mía,
Quiero darte las gracias
Por enseñarme a ser madre.



lunes, 14 de marzo de 2016

¡VALÓRATE, MUJER!


Mujer que, despechada,
Vas llenándote de odio
Hacia ese hombre que,
Honesto, te ha dicho que no.

Mujer, estímate, no ruegues
Pues no se reclama al amor,
Él viene y  va, no por capricho, sino
Porque así lo dicta su corazón.

Mujer, conserva la dignidad,
No vayas destilando maldad,
No ataques, mira a tu alrededor,
Es posible que otro te aguarde,

Más si sigues aferrada a tu capricho,
También él te abandonará.
¿Cuál será tu destino?
Tú lo sabes, es la eterna soledad.

Cada cual sigue su destino,
Y quien pretende ignorarlo,
Irremediablemente, sin poder obviarlo,
Cae en el desatino.

.

.
.
Loading...