.

.

...

...
http://world-directory-sweetmelody.blogspot.fr/2013/08/special-page-blog-has-honor.html

sábado, 24 de enero de 2015

DÓNDE ESTARÁN




En el silencio de esta quietud

En que el tic-tac incansable

Marca el devenir de las horas

Que transcurren con parsimonia,

Dilatando mi agonía,

Extraviada en la demencia

De no someterme a esta realidad

Que se impone cruelmente,

No hallo consuelo ni resistencia

Para vencer la muralla

Que reduce mi existencia

A este sombrío aislamiento.


miércoles, 21 de enero de 2015

DÍA A DÍA




No me pidas, mi efusivo enamorado,
Que te prometa amor eterno.
¡Es tan inestable el corazón!
¡Tan fluctuantes las emociones!


Fuimos hechos de pasta laxa,
Las circunstancias nos moldean.
Es el destino que juega con nosotros
Como marionetas, a su antojo.

 

Qué más podría anhelar, cariño,
Que estar perpetuamente a tu lado
Si las huellas de tus pisadas
Con besos fueron grabadas.


Mas el tiempo nos dirá
Cuán extenso es el camino
Que tomados de las manos,
Nos invite a transitarlo.


Habrá cielos diáfanos,
Remolinos, días grises,
Habrá soles que nos abracen,
Habrá púas que dañen…


Si poseyéramos el arrojo,
El atrevimiento, la posibilidad,
Si nos disociáramos del entorno
Sería viable…Quién sabe.

 

Pero cómo puedo darte mi palabra
De que nadie se atravesará en este andar
Tendiendo un sendero de dudas,
Diseminando quejas y recelos…

 

Y si por si acaso aconteciera,
Si ya no confiaras en mí,
Es posible que el amor sucumba,
Y con él, desaparezca yo… 


martes, 20 de enero de 2015

COMO PICANDO HIELO



Escucho con cuánto afán me comentas sobre tu infelicidad, cuestionando, siempre cuestionando, que si tu mujer, que si tu hija, que tu jefe, tus amigos. Estás absolutamente convencido que si ellos no entorpecieran tus días, podrías ser dichoso.
Pones en los otros la responsabilidad de tu dicha, pero estás errado. Nadie puede interferir, a no ser que tú le des tu consentimiento.
Verás, hay dos tipos de felicidad: una que proviene de tu interior; esa la has de conseguir cuando encuentres la paz interior que hoy no tienes; y no la tienes porque crees que allá, afuera, allá está lo que necesitas. Pero nunca se llega a la meta, siempre se quiere más y más. A esto le llamo ambición desmedida; a esto le llamo aferrarse a la materia; a esto le llamo inútil búsqueda…
La otra- esa que sí te conduciría al bienestar- es la que se ofrece a los demás. Cuando aprendemos a perdonar, cuando entendemos el dolor ajeno y somos capaces de brindar consuelo, cuando poseemos esa capacidad de robar una sonrisa, de dar un abrazo justo en el momento en que sin que te lo pidan, puedes ver en los ojos  del otro que sí lo precisa. Desinteresadamente entregas esa pequeña porción de dicha que abunda en tu esencia, y nunca se agota. Es como el mar ¿Puedes imaginar que el mar se seque? No, puede secarse una laguna pero jamás el océano. Él es abundante, siempre renovándose en constante fluir.
No pretendo ser tu maestra ni la de nadie, sólo hablo a través de mi experiencia. No tienes idea cuántas veces he sufrido por un abrazo negado. No tienes idea cuán feliz me sentí al reposar mi  cabeza en la almohada y tener la certeza de haber hecho lo correcto: dar de mi lo que aquel necesitaba.
Pero no te equivoques, esta no es una fórmula que se aprende de memoria. Esto es filosofía, un modo de entender la vida.

Y por último, te diré: no esperes ser completa y constantemente feliz. La felicidad son pequeñas gotas, son dosis, a veces las tienes, otras no. El asunto es no desmoronarse cuando hay sed, sino ir en busca del agua que ha de saciarte, sin importar cuánto debas esperar.

domingo, 18 de enero de 2015

LA UTOPÍA DE UN PRESENTE


Uno,
A veces,
Sin querer,
Se ha cruzado
A la vereda
De enfrente
Para ver
Que el mañana

Es ayer.

J...ODA A LA MUERTE


 ¡OH! Sublime,amada,
Indolente y majestuosa muerte.
Dama temida,dama odiada,
Cubriendo con un lienzo
Tu cara maquillada,
Portando en tus huesudas manos
La corroída hoz victimaria.

¡OH!Nívea y blanca señora
Delas penumbras claras,
Toma mi acongojada alma,
Engánchala con tu guadaña,
Escupe tus hálitos en mis labios,
Imprégname con tu saliva la boca
Y seré tuya eternamente
 
¿Acaso no ves mi cuerpo magullado?
Perfidia de mujer vendiendo sexo,
Cuerpo deteriorado de tanto zarandeo,
Garganta quebrada de fingir orgasmos.
Piernas flácidas que ya no encuentran techo,
Plegada mi piel,agrietadas mis manos
¿Dónde he de dormir sino en tu lecho?
 
Arrástrame a las profundidades,
Cenagal de pestilentes excrementos
Donde reposan los malditos, los malvados.
Quiero ver a Hitler, al Marqués de Sade,
A Nerón, a Franco y los Templarios,
Déjame hablar con Maquiavelo,
No de los fines, sino de los medios.
 
Más luego que mi mente
De sanguinaria sabiduría se colme,
Entrégame al ángel negro
Que me empalague de deseo,
      Que excite a la hembra muerta,       
Que sacuda el polvo de mis uñas
Clavándose con saña en sus espaldas.
 
Ya con el apetito atiborrado, saciado,  
Con el alma de mugres recobrada,
Con la codicia inescrupulosa y pujante
Que envileció mi naciente juventud,
Devuélveme a la siniestra tierra
Donde habitan ellos, los hombres
Que ansían beber mi plenitud.
 
El mundo necesita de mis perversidades.
No me niegues el poder de volver a ser
Aquello que siempre supe y quise ser.
Restitúyeme la belleza de mi cuerpo.
Hice un pacto con el diablo,
Hice mucho más que un pacto.
 
Yo vuelvo a las oscuras calles,
A los hombres obscenos y perversos,
A la vida ligera,al dinero mal ganado,
A la ropa cara,la limusina
Y él se queda con mi alma
 
Recuperé mi cuerpo

¿Para qué quiero un alma?

viernes, 16 de enero de 2015

LAMERÁS EL FANGO DE TU PIEL (Cap.9 de "Las Orquídeas lloran diamantes sobre el pantano")


-¿Cómo  es que llegué aquí? ¿Qué es este lugar, dónde estoy? ¡¿Dónde, dónde?! ¿Cuánto tiempo llevo en esta jaula? ¿Qué le sucedió a mi cuerpo? No, esto no está sucediendo; estoy sumido en una pavorosa alucinación… No soy yo; no soy este monstruo de osamenta cubierta con filosas escamas color verde musgo… ¿Por qué habría de adoptar la forma de  inmundo reptil alado?
¡Alas! Tengo alas… ¡Grandes alas! Pero… ¿Para qué me sirven dentro de esta jaula? ¡Esta pesadilla es real! Y si es real, quizás tenga el poder de volar sobre… ¿Sobre qué?
Me resultan extraños estos parajes ¿Y la jaula? ¿Por qué estoy aquí, Rey Celestial, por qué? Tengo las piernas entumecidas. Debo llevar una eternidad en cuclillas… pero esta maldita jaula no me permite variar mi incómoda posición. Los barrotes prensan mis alas contra el tórax. Casi no puedo respirar ¡El pánico va a matarme! ¡Esto debe ser el infierno!
Pero ¿Qué es esa lucecita que se cuela desde arriba, por entre las escaleras? Desde allí llega una brisa agradable, como un aliento a cielos benévolos y acogedores. Debo alcanzarla. Huiré de esta celda de barras de acero. Justo Alá, permite que mis debilitadas manos destrocen los barrotes que me recluyen en este cruel aislamiento ¡Ahhhhhhhhhhh! Fuerza, vamos, no te rindas, sí puedes, sí puedes, Ahhhhhhhhhhh…Ahhhhhhhhhhh…Ahhhhhhhhhhh! ¡Sí, lo voy a lograr!

*¡El extraño intenta huir! ¡No lo dejen escapar!

-¿Quién grita? ¿Quiénes son ellos, los que vienen hacia aquí? ¡Debo darme prisa! Puedo oír sus respiraciones y sus pasos apresurados acercándose. Debo alcanzar esa luz que resplandece por entre las escaleras. Oh, maravillosa luz que alimenta la claridad, no importa hacia donde me conduzcas mientras me saques de esta cerrazón…Hacia allí me dirijo, sí, ella es la señal del sendero que me restituirá a la vida.

*¡Centinelas! No dejen escapar al extraño, va hacia las escaleras ¡Atrapadle!

-Ala, dame arrojo para conseguirlo, me ahogo. Mi Dios, no consigo respirar, el túnel se estrecha más y más. Mis alas rozan contra las aristas de las paredes del túnel. Me duele, me duele mucho. Trozos de mi carne ensangrentada se pegan a los muros, sangre de mis venas, carne de mi cuerpo, duele, duele mucho ¡No renuncies, no lo hagas! No importa que mis alas se quiebren, tampoco importa el fuego quemando las entrañas, ni el polvo que aspiro ¡Concéntrate en la luz, sigue, sigue!  Ya falta poco… duele, duele mucho…Tres metros, dos, sólo uno más, vamos, vamos, la luz es la escapatoria, la luz es la esperanza…

*¡Centinelaaaaas! ¡El extraño está subiendo por las escaleras! ¡Atrapadleeeeeeeeeeee!

-¡Ahhhhhhhhhhh! ¿Quiénes sois vosotros, hombres acorazados? ¡Sacad vuestras tajaderas que laceran mi pecho! ¡No serán sus pequeños pinchos los que me obstruirán la salida! ¡Ajjjj…Ajjjj…Ajjjj! Jajá No pudieron, jajá  jajá Logré desarmarlos, mis dientes afilados han truncado sus inútiles dagas, ¡imbéciles! ¡Yaaaaaaaaaaaa, es mío el claror, lo logré! Sólo debo llegar al ventanal por donde ingresa esa divina luz.

*¡Matadle, que no alcance el ventanal! ¡Inservibles! Usen los arcos y flechas.

- Correr, correr y saltar al vacío ¡Ahora!
¡Diosssssssssssss, noooooooooooooo! ¡Mis alas no me obedecen! ¡Voy a estrellarme! Debo aletear con más fuerza ¡Eso, eso! Lo estoy logrando…

*¡Quince monedas al arquero que lo derribe!

-¡Lo logré! Estoy volando, puedo planear…Qué excitación asombrosa ¡Soy un ángel! ¡Sí, eso soy!

*¡Disparen malditos, o han de probar mi ira!

-¡Oh, Noooooooo! Ajjjjjjjjj  ¿Qué es esto que me quema el pecho? ¡Maldición, me han da…do…! Ahhhhhhhhhhh…

*¡Está cayendo el extraño! ¡Le di en medio del corazón!

*Jajaja Menudo porrazo que se ha dado contra el piso.

-Muerdo el polvo, su sabor salado invade mis vísceras, voy a morir, voy a morir, mi alma se desprende del repugnante cuerpo en que habito… Adiós, adiós…
Pero ¿Qué acontece? Siento que la tierra me engulle y absorbe en su seno ¿Es que no he muerto? Estoy sumergido  entre agua mansa y apacible, su tibieza me acoge, la siento delicada, tersa, mis manos se aferran al cordón que me nutre, giro, doy vueltas.
No tengo piel de reptil, ni alas. Estoy en paz, el miedo no tiene cabida en mi nuevo cosmos. El silencio, la ternura, el manso mar que me alberga…Reina la oscuridad, empero, mi espíritu es luz, y el amor es soberano…
Puedo recordar lo acontecido: sufrí condena y confinamiento por haber faltado al amor; sí, todo empezó como condena por haber fallado a la sublime devoción de mi dulce Benazir. Ahora lo recuerdo claramente…
¡Oh! ¿Qué ocurre? ¿Tiembla mi hogar? ¿Y estos estertores? Siento miedo, el mar se ha secado, pastosa lámina recubre mi cuerpo frágil ¡Otra vez tengo miedo! Mi cráneo se oprime, me atormentan las convulsiones del gusano que me expulsa de sí. Angustia, recelo, pánico, ceguera… La luz que me alumbra no es fiel amiga, es la que obnubila mis sentidos…
¡Ahhhhhhhhhhh… ¡Siento que me asfixio! ¡No puedo respirar! Sé fuerte, inhala profundo, Jalil, vamos, hay oxígeno, puedo olerlo ¡Aspira, aspira o perecerás!
¡Ahhhhhhhhhhh…Obtuve la gran dosis de oxígeno que colma mis pulmones! ¡Estoy volviendo a la vida! ¡He vuelto a nacer!
Me siento dinámico, henchido de vida. En este mismo instante, sin pérdida de tiempo, debo ir por Benazir.
Pobrecilla…Cuánto estará sufriendo…pobrecilla mi niña… No desesperes amor mío… No sé dónde estoy, pero sigo siendo tu hombre, y por ti combatiré contra quien se interponga, más no te dejes subyugar por la desesperanza.
Cuando vuelva a estar a tu lado, recuerda, señora, el Nuevo Orden. Tú parirás mis hijos, agraciados como tú, pujantes como yo, más con la magnánima esencia que la humanidad extravió. Se postrarán hombres y bestias ante ellos, sangre de nuestras sangres… seremos Adán y Eva, no lo olvides, Benazir…
Estoy yendo por ti…

Autores del texto: Myriam Jara & Oswaldo Mejía
Ilustración: “MELODY ZEP” de Oswaldo Mejía



Loading...