.

.

...

...
http://world-directory-sweetmelody.blogspot.fr/2013/08/special-page-blog-has-honor.html

sábado, 30 de agosto de 2014

INMOLACIÓN


Reposa mi cuerpo aterido,
En fríos mosaicos tendido.
¿Por qué te marchaste?
¿Por qué me abandonaste?
 
Los frutos del Nirvana
Son, hoy, tu sustento.
En tanto yo subsisto
Prisionera de mis huesos.
 
No habrá más noches
De ardientes deseos,
Del brioso corcel
Paciendo en mi piel.
 
Renuncio a la vida,
A mi mancillada suerte,
Para hallar tu mirada
Más allá de la muerte
 Acaso ¿me llamas?
O ¿es sólo espejismo?
Me brotaron alas…

¡Te sigo, amor mío!
Ilustración: "MUJER ECHADA"
Artista: Juan Domínguez Jiménez

jueves, 28 de agosto de 2014

LA PILA TIENE DOS POLOS


Te noto muy cansado, como si las energías se hubiesen esfumado, y eso no es posible pues somos energía, y no hay modo de perderla.
Tú eliges cuál has de utilizar y de qué modo. Si te has propuesto una meta que la sientes como inalcanzable es porque te domina la negativa. Atrévete a sacudirla de tu esencia. Sal al jardín, quítate el calzado, pisa la tierra, abrázate a un árbol, respira paz, inhala pesares. Despacio, con lentitud, percibiendo cómo se diluye en cada exhalación, toda esa agonía que te perturba. Ahora respira profundo, que el aire entre por tu boca y lleve luz de amor a cada célula de tu organismo, el torrente sanguíneo lo  hará por ti, tú sólo déjala que te invada. Como esa paz que el árbol destila con la sabia que es su sangre. La tierra, esa que estás pisando, tiene para darte toda la fortaleza que proviene de las raíces del árbol.
¿Ya estás mejor? ¿Sí? ¿Ves que no es tan difícil conseguirla? Si todo es paz, si en cada ser vivo, en cada átomo hay paz, no la perturbes, no te perturbes.
Ahora, en ese estado de contemplación, dame la mano, vamos a sentarnos sobre el césped, es necesario que hablemos, necesito saber qué te ha provocado tanta ansiedad.
Claro, a todo nos pasa, buscamos en las adquisiciones materiales la dosis de felicidad que nos está faltando ¿Piensas que conseguir ese automóvil nuevo te hará feliz? Pues ve por él, cómpralo, puedes hacerlo. Pero te advierto, luego que lo estaciones en la puerta de tu casa, sentado en la butaca tapizada con suave y costoso lienzo, te detendrás a mirar tu casa.
Es una construcción vieja, quizá deberías remodelarla o… ¿Por qué no? ¿Qué tal si le robas un poco de tiempo al descanso y compras una nueva? Es sencillo, el dinero está, y si está la voluntad, la nueva casa pronto será habitada por tu familia.
Tu familia… ¿Recuerdas que tienes una? Sí, por supuesto, mujer,  hijos… Te acomodas frente a la hoguera con un vaso de wiski y entre la danza del fuego, tu mente vuela al pasado ¿Qué hay en tu pasado que te produce tanto placer? Dos niños, eso me dices, dos bebés preciosos, simpáticos, y tu mujer amamantando mientras les canta una canción de cuna y acaricia sus cabecitas.
¿Y ahora, por qué se nublan tus ojos? ¿Es el humo de tu cigarrillo o la vista que se quedó estática, fija en ese juego de luces amarillas, rojas y azules, que van virando a medida que atizas el fuego? No lo pensé, es cierto, no es el humo, no es el fuego, es la ausencia de recuerdos ¡Qué pocos son!
Sin embargo la vida no se detuvo, tu hogar no se detuvo…Te distrajiste, amigo mío, y en ese distraerte en la búsqueda de más y más confort, se te olvidó el amor. Lo dejaste morir. Llegabas a casa muy cansado, comprensible, lógico  ¿Quién se atrevería a decir que no fuiste un buen padre? ¿Acaso no han ido a los mejores colegios? ¿Recuerdas cuánto sorprendiste a tu esposa con un automóvil nuevo para el día de su cumpleaños? Llegaste agotado pero feliz, montado en el 0 KM rojo, su color favorito, como las rosas que antes le traías, cuando llegabas a casa a tiempo para cenar con ella. Largas sobremesas conversando, el café compartido, el amor…ah, el amor… fusionados en el lecho, desplegando la pasión. Así se engendró el primer hijo y al año siguiente, el segundo. Niña y niño.
Fue entonces que decidiste trabajar más horas, había que decorar cuartos, comprar muebles, juguetes, ropitas, cambiar el auto por uno más grande. Una mucama para que atienda la casa mientras ella, la madre de tus hijos, se encargaba de dedicarles todo el tiempo para crecer con ese amor que es imperioso… momentos que no te incluían.
Estás llorando, amigo mío…Haces bien, tienes buenos motivos para hacerlo, dos hijos que ya son adultos, una mujer que se fue secando como esas rosas que olvidaste comprarle cada semana. Sí, es bueno que llores, las lágrimas han de limpiar tus ojos y entonces, sólo entonces, podrás mirar a tu alrededor y darte cuenta que malgastaste tu vida tras cosas que no te has de llevar.
¡Ey, reacciona, estás a tiempo de cambiar el rumbo de tu vida! ¿No comprendes que esto no sucedió sin que hubiera un sentido? Aquí estoy, soy tu amiga, esa que vivió cada instante de tu vida, cada segundo ganado, cada segundo extraviado. No te preocupes, el reloj no detuvo su marcha. Aún respiras, entonces estás vivo.

¿Cuánto hace que estamos sentados en el césped, conversando? No importa, deja de mirar el reloj, el tiempo no fue perdido, has ganado un poquito de sabiduría. Hace mucho que te hablo, pero te negabas a escucharme, o tal vez los ruidos de la gran ciudad no te dejaban oírme, porque eso sí que no puedes negar, que yo siempre estoy y estaré ¿Recuerdas mi nombre? CONSCIENCIA, tu siempre fiel e incondicional CONSCIENCIA. 

lunes, 25 de agosto de 2014

SACRA LETANÍA




Quisiera atrapar los días lejanos
Que el viento arrojó al olvido.
Volver a pronunciar un “TE AMO”
Con los labios temblando.

El tiempo, fiel a sus límites,
Fue pintando las canas,
Llevándose consigo
Los sueños de antaño.
 
Más si el pasado regresa,
Retornarán las lágrimas
En esta noche sombría,
Tan solitaria y fría.
 
Intento vedar los recuerdos
Que se clavaron en mí.
Mi corazón, nicho de duelo,
Me impide decir adiós.
 
Me aferro a lo poco que queda,
Ese vacío de la no espera,
Pesadumbre oscura de saberme,
Acaso, una sombra muerta.

sábado, 23 de agosto de 2014

A MYRIAM (Acróstico) – Del Baúl De Los Recuerdos


M-ujer valerosa y admirable en tu quehacer
Y-unque, soportando golpes, sin dejar de sonreír,
R- esuelta vas por la vida, sin dejar de soñar,
I-rradias primavera donde reina agudo dolor.
A-miga, madre, hermana, consuelo y sostén
M-ejilla al sol y melena al viento vas cumpliendo tu misión…


J-irones de tu vida estás dejando en cada auxilio
A-frontando dolorosas realidades por doquier; mas
R-ielan en las aguas tiernas canciones de amor, cuando

A-cunas un niño herido en tus dulces brazos…

 Autora: Ninfa Estela Duarte  

sábado, 16 de agosto de 2014

SOY UNA HISTORIA A LA DERIVA




No sé…no sé… Ese es el mayor de los problemas, precursor de los subsiguientes, pues a partir de la ausencia de cognición la vida se torna ambigua, y en esa marejada que me revuelca entre desvaríos e ilusiones, la corriente de la fluctuación me arrastra sin otear suelo firme.
No sé…no sé… Mi mente se obnubila y no consigo reaccionar, aun cuando el sonido atronador del remolino anuncia la inminencia de la Garganta del Diablo con las fauces prestas a devorarme. Soy consciente de que desintegrará mis huesos con la misma destreza con que fueron mancillados mis castillos construidos con fragmentos de nubes. Así de fácil, sin ningún esfuerzo,  seré desmembrada sin poder impedirlo.
 No sé…no sé… ¿Gritar en busca de auxilio? ¿Para qué?  Apaleada por fuerzas externas a mi condición de casta energúmena, no tengo  el  ímpetu, tampoco quien me escuche…el viento se llevaría mi voz hacia los umbrales de la nada.
No sé…no sé… Estoy resignada, desahuciada, apática, impasible. La desidia me somete, obstinada ella, rendida yo.
En el sombrío abismo de mi existencia he desandado el camino de la esperanza. Recuerdo haberla poseído en tiempos remotos, época de apócrifa placidez con trencitas doradas y zapatitos blancos pero… los años, regados con llantos, fueron robusteciendo el desencanto, la tristeza echó raíces en el vergel de mi inexperiencia, confinando la confianza en secretos herméticos.
No sé…no sé… Son efímeros los instantes en que percibo voces susurrándome al oído que todo es posible, que entre tupidos nimbos puedo toparme con la dicha, pero me niego a poner mi atención en ellas. Mejor no esperar nada.
Lo más conveniente es aflojar las tensiones, relajar los músculos mientras la corriente me acarrea hacia el destino señalado.
No sé… no sé… Estoy cansada, quiero dormir pero no debo hacerlo. Con el sueño llegarán los sueños y al despertar, la dura realidad volviendo a abofetearme. Cada golpe asestado duele; cada golpe recibido anula un poquito más mi ser; cada cachetazo va deteriorando la fe.  Entonces obstruyo la mente para no preocuparme.
Es malo pensar. Pensar es para quien tiene las piernas fuertes, la ruta trazada, la meta clara…No, yo no.
Mejor obstruyo la mente y floto, floto mecida por la intimidación del verbo… los ojos abiertos, la mirada hundida en el cielo…Acaso consiga merecer el Edén.

No sé… no sé… ¿Apariencia, entelequia, ficción? Nada es fehaciente, sólo la incertidumbre es tangible.


lunes, 11 de agosto de 2014

HABÍA UNA VEZ UN MAR DE POESÍA


Marcela se fue a la playa,
A la carrera “Sol y Arena”,
Tan sólo pa’ hacer presencia.
Más no así su marido,
Un winer  en estas lides.


Allí se quedó cual reina,
Sin corona y en la carpa,
Observando a los corredores
¡Hasta que se vino el tornado!


Locos los competidores,
Corrían de acá p’allá,
Mientras ella se preguntaba
¿Dónde se metió el cretino?

Ante sus asombrados ojos,
Vio aparecer a un Adonis,
Fuerte, bello y musculoso,
Que la tomó en sus brazos.


Dicen que el marido sigue corriendo,
No para ganar la competencia,
Sino en busca de Marcela,
Que desapareció entre las estrellas.
Nunca más se supo de ella…

Ariel, pletórica de energía,
Desvelada como gallo desplumado,
Caminaba por las paredes,
En su intento de levitar.


Una práctica nada común,
Pero que  en ella es habitual,
Esto de atravesar los techos
Pa’  perseguir lucecitas,
Mientras se mea de risa,
Orinando a los transeúntes.


No fue ese el mayor problema,
Sino el camisón níveo
Que se le enredó en las patas
Del susto que se pegó,
Cuando la encontró en el Limbo…


¿A quién? ¡A Marcela!
Besuqueándose con el guapo.

Mientras la Jara, ajena a todo esto,
Deprimida como siempre,
Hacía su guardia de mierda,
Implorando que no operen.


Se dispuso a encender su laptop
Cuando llegó el cirujano:
¿Vamos a tomar unos mates?
¡No, pelotuda, vamos a abrir una panza!


Pero no fue una, sino dos…
Y esto más la deprimió
“Total, pa’ lo que me pagan,
Mejor me quedo en la cama…”


Pobre inocente chiquilla,
Que arrastraron del cabello,
Para salvarles la vida,
A dos taradas que cayeron del cielo.



 ¿Ya adivinaron quiénes eran?
Pues…Marcela, sin corona pero reina,
Y la Sirena Ariel, con la cola descamada,
Diciendo “Hola hola hola”
A las luces de la lámpara.


El mar está llora que llora,
En manos de tres orates,
Que se dicen administradoras,
Y están más que de remate.


Los miembros buscan la salida
De estas aguas tormentosas,
Pero ni Josefa, ni Esther,
Ni Marta Nidia, ni Roa,
Ni Araceli, ni Neptuno,
Pueden resolver el meollo.

Desamparados los miembros,
Desconcertadas las administradoras,
Miran con gran asombro
El desparpajo de tres locas,
Que por más que se las eche,
Siguen buscando a la musa,
Que les haga ganar el concurso.



Ay, pobre Silvia, Silvita
Que tanto empeño puso
Para demostrarle al mundo
El talento de estas sirenas.


Rubén, al que le dicen Chilín,
Iba tras ellas tomándoles fotos,
Las mismas que Trina trucaba,
Para que se las vea menos idiotas.

La pandilla de “Los Alejos”,
Y con Jorge a la cabeza,
Quisieron aprovechar la ocasión:
Se amotinaron en el océano,
Para ocupar el sillón.


Don Rafael Mérida Cruz
Intenta que retorne la calma,
Más ninguno está dispuesto
A apoyarlo en esta campaña
Ni que maíz les traiga.


Rezan los tiburones, las aguas vivas,
Las almejas, los hipocampos,
Guiados por la niña Marina,
Para que se acabe la anarquía.



Entre tanto sobresalto
Andrés quiso escribir un soneto,
Pero llegó el gran Erick Sarff,
Y lo convirtió en historieta.


Agustina solloza e implora,
Mientras Pablo la consuela,
Prometiéndole que en breve,
La llevará a tierra firme,
Pero  Agus no le cree.


Magi, deambula solo,
Rumiando sus pensamientos,
Cavilando si habrá un modo,
De editarles un video.

Los grupos se mezclaron,
La gramática tiene historia,
Y en el rincón de poesía,
Los cumpleañeros no tienen torta.


El hombre de Maíz,
Fue en busca del dragón Dakota,
A ver si contando un chiste,
Consiguen un galardón.

La mitología, guiada por la Rizzo,
Teje llamadores de ángeles,
Y ni los cactus se salvan,
De ser parte del delirio.


Esta es la historia sin fin,
Cosa de nunca acabar,
Hasta que le pongan punto final
Los directivos de Ning,
Y los mande para el face,
A ver si allí consiguen adeptos.

Así aconteció la historia,
De una mar revolucionada,
Donde la narrativa,
Fue el poema de la semana.


Loading...